menu close

Límulus

Bestiario de animales inexistentes Mateo Pizarro

Texto de Mar Gámiz

Dibujos de Mateo Pizarro*

BEstiario Oso para recortado (1)

Los albores del siglo XVI representan para la conciencia humana el mayor momento de transgresión de los límites (conceptuales, geográficos, morales, sensoriales). Fue durante esos años que el estado de cosas conocido y estudiado perdió la seguridad que le otorgaba la apariencia de totalidad, y la necesidad de encontrar nuevas categorías para describir la realidad se volvió apremiante.

La concreción de esos esfuerzos son los textos reunidos bajo la categoría “Crónicas de Indias”. En ellos se encuentran los diarios de viajes, relatos de los primeros encuentros con el nuevo mundo y las descripciones que distintos actores del momento realizaron oficial y extraoficialmente.

La lectura de dichos textos nos revela esa lucha intelectual por intentar comprender, pero, sobre todo, nos deja una recalcitrante sensación de asombro y maravilla, imposible de ocultar para los cronistas. Éstos se convirtieron, a través de su escritura, en constructores de un nuevo imaginario. Poblaron el viejo mundo con ciudades construidas en el agua, nuevas formas de brujería, árboles que sudaban resinas comestibles y animales más inverosímiles que las quimeras.

Es dentro de este nuevo imaginario que se sitúa Bestiario de animales inexistentes, pues comienza con una cuidada selección de dichos textos, de la que se han eliminado los nombres de los animales descritos para que Mateo Pizarro los dibuje. Con este mecanismo, Pizarro intenta recrear la experiencia de vivir en un mundo anterior a las enciclopedias, la fotografía y el Google Earth, un mundo hecho de palabras y mapas incompletos.

Por otro lado, el proyecto se basa en la idea de que un texto tiene tantas interpretaciones como lectores. Así, de cada descripción seleccionada para el Bestiario sería posible imaginar un sinnúmero de animales, incluso apegándose a las palabras con que han sido descritos.

A continuación se presenta el resultado del diálogo que Mateo Pizarro estableció con los cronistas:

AXOLOTL:

Bestiario de animales inexistentes dibujos y descripciones9 (1)

“Es una especie de pez lacustre cubierto de piel blanda y con cuatro patas como de lagartija […]. Tiene vulva muy parecida a la de mujer, el vientre con manchas pardas, y desde la mitad del cuerpo hasta la cola, que es larga y muy delgada en su extremo, adelgaza gradualmente; tiene por lengua un cartílago corto y ancho; nada con las cuatro patas, que terminan en dedos muy parecidos a los de rana; la cabeza es deprimida, y grande en relación con el cuerpo; la boca entreabierta y el color negro. Se ha observado repetidas veces que tiene flujos mensuales como las mujeres y que comida excita la actividad genésica no de otra suerte que los estincos, que algunos llaman cocodrilos terrestres y son quizá de su misma especie. Tomó su nombre de la forma rara y divertida que tiene.” -Francisco Hernández de Toledo (1514-1587), Obras completas, edición y estudio a cargo de Germán Molinos, Tratado quinto, v. III, pp. 390-391.

AHUIZOTE:

 

Bestiario de animales inexistentes dibujos y descripciones21 (1)

“Hay un animal en esta tierra que vive en el agua, nunca oído, el cual se llama ***, es tamaño como un perrillo, tiene el pelo muy lezne y pequeño, tiene las orejitas pequeñas y puntiagudas, tiene el cuerpo negro y muy liso, tiene la cola larga y en el cabo de la cola una como mano de persona; tiene pies y manos, y las manos y pies como de mona; habita este animal en los profundos manantiales de las aguas; y si alguna persona llega a la orilla del agua donde él habita, luego le arrebata con la mano de la cola, y le mete debajo del agua y le lleva al profundo […].Y el que fue metido debajo del agua allí muere, y dende a pocos días el agua echa fuera el cuerpo del que fue ahogado, y sale sin ojos y sin dientes y sin uñas […]. Decían que este que así moría era por una de dos causas, o porque era muy bueno, y por su bondad los dioses tlaloques le querían llevar a su compañía, al paraíso terrenal; o porque por ventura tenía algunas piedras preciosas en su poder, de lo cual estaban enojados los dioses tlaloques, porque no querían que los hombres poseyesen piedras preciosas” -Fray Bernardino de Sahagún (1499-1590), Historia general de las cosas de la Nueva España, edición de Ángel María Garibay, México: Porrúa, lib. XI, cap. IV, pp. 627-628.

CHIPICHAPE:

Chipichape

“Deste perro o zorrino, que levanta el vuelo por la noche e nos espantava el sueño. Yo lo vide una ocasión en las manos de un yndio. Tiene ojos luciferinos que le permiten ver en la noche, las alas como de loro grande, e un carácter manso, como de borrico. Su sabor también es el del borrico. De aquesta sazón que recomiendan hervir su carne en manteca después de golpearlo repetidas veces con un mazo pequeño. Los yndios siempre nos daban de comerlo al desayuno, e como ellos se levantan muy temprano, e nuestra estadía era corta, no supimos si ellos mismos lo comen.” -Torcuato de Barbante (1499-1542), Descripción histórica y geográfica de las Indias occidentales, el mar del Sur y las islas Molucas, ed. Rafael Pardo Fernández Rodríguez y Tlön, Manila: Umlaut p. 63.

COLIBRÍ:

Hummingbird

“Hay *** tan chiquitos, que el bulto todo de uno de ellos es menor que la cabeza del dedo pulgar de la mano, y pelado es más de la mitad menor de lo que es dicho; es una avecica que, además de su pequeñez, tiene tanta velocidad y presteza en el volar, que viéndola en el aire no se le pueden considerar las alas de otra manera que las de los escarabajos o abejones y no hay persona que le vea volar que piense que es otra cosa sino abejón. Los nidos son según la proporción o grandeza suya. Yo he visto uno de estos *** que él y el nido puestos en un peso de pesar oro pesó todo dos tomines, que son veinte y cuatro granos, con la pluma, la cual si no tuviera, fuera el peso mucho menos. Sin duda parecía en la sotileza de sus piernas y manos a las avecicas que en las márgenes de las horas de rezar suelen poner los iluminadores y es de muy hermosas colores su pluma, dorada y verde y de otras, y el pico luengo según el cuerpo, y tan delgado como un alfiler. Son muy osados, y cuando ven que algún hombre sube en el árbol en que cría, se le va a meter por los ojos, y con tanta presteza va y huye y torna, que no se puede creer sin verlo; cierto es cosa la pequeñez de este ***, que no osara hablar en él sino porque sin mí hay en esta corte de vuestra majestad otros testigos de vista. De lo que hacen el nido es del flueco o pelos de algodón, del cual hay mucho y les es mucho al propósito.” – Gonzalo Fernández de Oviedo (1478-1557), Sumario de la natural historia de las Indias, ed. Manuel Ballesteros Gaibrois, Madrid: Dastin, pp. 136-137.

SABAJÓN:

Bestiario de animales inexistentes dibujos y descripciones17 (1)

“De arañas e alacranes e otras alimañas hay sin número, como es sabido. Yncluso muchas otras bestezuelas que en la civilización son creaturas benévolas e muy mansas, en destas selvas pantanosas no hay una que no tenga su aguijón o su veneno. Provocar la pálida furia de ciertas ranas puede resultar en varios muertos. Y aun estas no son peores que el que aquí dan de llamar ***, endemoniado sabandijo que verdadermente merece la infamia. Entre toda la animalia de bichos que se arrastran, vuelan, o caminan sobre el agua, el *** es el que mayor odio alberga en su negro corazón. Tamaño tiene pequeño, mas las maldades que encierra son muchas, la primera es que duerme durante el día e sale por la noche […] los caminos que toma son misteriosos, sus patas: entre cuatro o diez. También vuela e salta muy alto. El *** escoge la noche para que nadie lo vea cantar sus cantos, que hace de tal guisa que no hay quien dude que el animalejo maneja con soltura el alemán. Es de hacer notar que cuando muchos *** emiten su canto como uno, e por la mucha escuridad que trae la noche a la selva, es tal que parece un coro de iglesia a gran e mucha distancia, que cuando esto acaece no hay a quien le esté dado dormir de tan fantasmal e maligna que suena la noche. Su mordida venenosa provoca escrófulas gánglicas, e cólico histérico entre la soldadesca. Afirman que uno dellos, de nombre Francisco Camacho, aplasto e mató a uno de estos bichos en la oscuridad. Su sangre es marrón.” -Torcuato de Barbante (1499-1542), Descripción histórica y geográfica de las Indias occidentales, el Mar del sur y las islas Molucas, ed. Rafael Pardo Fernández Rodríguez y Tlön, Manila: Umlaut pp. 95-96.

BEJUCO NOCTURNO:

Bestiario de animales inexistentes dibujos y descripciones19 (1)

“[…] e esa misma noche lo yndios nos dieron de beber sus licores, los que casi parecían como un orujo pero amargosos e de difícil digestión. Bebíole tan abundantemente la tropa, que cada hombre cayó bajo sus efectos e indigestiones, menos yo, que mucha constumbre tengo. Luego ocurrió un hecho como nunca había visto de singular, aunque poco apto para la sensibilidad de las doncellas. Comenzó con Pigafetta que da por trasbocarse sobre de la persona entera de Francisco Serrano, el portugués. Mismo que prosigue a contraer las náuseas de Pigaffeta e trasbócale a su vez sobre el cuenco de un tercero, su primo. Encontrábase este muy afín al licor de los salvajes con lo que no se percata de lo que ha trascurrido. En ese momento levanta su copa para brindar por el Rey Carlos e por sus doblones. Devolvieron su cena tres hombres en ese momento, e rápidamente los siguieron los demás. Salí de la choza ante ese desarrollo, bien dispuesto a caminar por el derredor a pesar de la mucha y cerrada oscuridad. Con lo que me di de tropiezos de tal forma que caí sobre un arbusto, que mismo púsose a reclamar en su idioma. Era como una malgama de entre rosal e mujer, en sus muchos ojos comenzaba a revelar sus malas intenciones para con mi persona. Razón de que lo golpeé en la boca más vociferante, con el puño de mi espada. Aún conservo uno de sus dientes. El matorral continuó lamentándose hasta la madrugada e aullaba como perro triste, por lo que esa noche no conseguí dormir, cosa que verdaderamente es de igual dificultad en estas selvas que conseguir especias.” -Torcuato de Barbante (1499-1542), Descripción histórica y geográfica de las Indias occidentales, el Mar del sur y las islas Molucas, ed. Rafael Pardo Fernández Rodríguez y Tlön, Manila: Umlaut pp. 238-239.

PEREZOSO:

Bestiario de animales inexistentes dibujos y descripciones13 - copia (1)

“*** es un animal el más torpe que se puede ver en el mundo, y tan pesadísimo y tan espacioso en su movimiento, que para andar el espacio que tomarán cincuenta pasos, ha menester un día entero […]. Será tan luengo como dos palmos cuando ha crecido todo lo que ha de crecer, y muy poco más de esta mesura será si algo fuere mayor; […] tienen cuatro pies, y delgados, y en cada mano y pie cuatro uñas largas como de ave, y juntas; pero ni las uñas ni manos no son de manera que se pueda sostener sobre ellas, y de esta causa, y por la delgadez de los brazos y piernas y pesadumbre del cuerpo, trae la barriga casi arrastrando por tierra; el cuello de él es alto y derecho, y todo igual como una mano de almirez, que sea de una igualdad hasta el cabo, sin hacer en la cabeza proporción o diferencia alguna fuera del pescuezo; y al cabo de aquel cuello tiene una cara casi redonda, semejante mucho a la de la lechuza, y el pelo propio hace un perfil de sí mismo como rostro en circuito, poco más prolongado que ancho, y los ojos son pequeños y redondos y la nariz como de un monico, y la boca muy chiquita, y mueve aquel su pescuezo a una parte y a otra, como atontado, […] El pelo de él es entre pardo y blanco. […] No muerde, ni puede, según tiene pequeñísima la boca, ni es ponzoñoso, ni he visto hasta ahora animal tan feo ni que parezca más inútil que aqueste.” -Gonzalo Fernández de Oviedo (1478-1557), Sumario de la natural historia de las Indias, ed. Manuel Ballesteros Gaibrois, Madrid: Dastin, pp. 115-117.

ARMADILLO:

Bestiario de animales inexistentes dibujos y descripciones27

“Hay un animalejo en esta tierra que se llama ayotochtli, que quiere decir conejo como calabaza; es todo armado de conchas, es del tamaño de un conejo; las conchas con que está armado parecen pedazos de cascos de calabazas” -Fray Bernardino de Sahagún (1499-1590), Historia general de las cosas de la Nueva España, edición de Ángel María Garibay, México: Porrúa, lib. XI, cap. IV, p. 626.

VICUÑA:

Bestiario de animales inexistentes dibujos y descripciones23 (1)

“Son las *** mayores que cabras y menores que becerros; tienen la color que tira a leonado, algo más clara; no tienen cuernos, como los tienen ciervos y capreas, apaciéntanse y viven en tierras altísimas en las partes más frías y despobladas, que allá llaman punas […]. Lo principal porque este animal es digno de precio son las piedras bezaares que hallan en él […]. Para el intento presente bastará decir que esta piedra que llaman bezaar se halla en el buche y vientre de estos animales, unas veces una, y otras dos, tres y cuatro […]. El efecto principal de la piedra bezaar es contra venenos y enfermedades venenosas, y aunque de ellas hay diferentes opiniones, y unos la tienen por cosa de aire, otros hacen milagros de ella, lo cierto es ser de mucha operación, aplicada en el tiempo y modo conveniente.” -José de Acosta (1540-1600), Historia natural y moral de las Indias, en Obras del padre José de Acosta, tomo LXXIII de la Biblioteca de Autores Españoles, estudio preliminar y edición del padre Francisco Mateos, Madrid: Atlas, 1954, pp. 135 y 137-138.

BESTIA SIN NOMBRE:

Bestiario de animales inexistentes dibujos y descripciones25

“Hay otro animal que por la relación parece que es oso, y si no es oso no sé a qué animal se compone de los que conocemos; es animal velloso, de larga lana; tiene la cola muy vellosa, como la de la zorra, pero de color pardo oscuro; tiene la lana vedijosa cuando es ya viejo; tiene las orejas pequeñas y angostas; tiene la cara redonda y ancha, casi retrae a la cara de persona; tiene el hocico grueso; echa el anhélito ponzoñoso para emponzoñar cuanto topa; el vaho o aire que echa es de muchos colores, como el arco del cielo; es muy avisado y pónese en acecho para matar o cazar.” -Fray Bernardino de Sahagún (1499-1590), Historia general de las cosas de la Nueva España, edición de Ángel María Garibay, México: Porrúa, lib. XI, cap. I, p. 602.

 

*Produced as part of the Cisneros Fontanals Art Foundation's 2014 grants and comissions program.

Artículos relacionados