menu close

Límulus

Botanic Color LAB Élodie Gobin

Límulus entrevistó a la diseñadora industrial Élodie Gobin sobre su proyecto Botanic Color LAB*.

limulus_ELODIE_GOBIN_13Límulus: ¿Cómo nace la idea de hacer este proyecto?

Élodie Gobin: La sensibilidad al color y la búsqueda de cambiar los estándares de pintura estuvo presente desde hace varios años. La idea de este proyecto nació en 2010 cuando se concretó mi proyecto de maestría, que trataba sobre la segunda vida de los objetos cotidianos. Decidí trabajar en el caso particular de los zapatos y colaborar con FYE, una empresa francesa, de Nantes, que diseña y produce zapatos deportivos ecológicos.

Reflexioné sobre los parámetros posibles de intervención buscando alargar la vida de estos pequeños zapatos: me pareció importante renovar la imagen de estos objetos en relación a las tendencias y la moda vigentes. Busqué, entonces, usar colores efímeros que pudiesen ser reusados en cada temporada.

Fue entonces cuando empecé a trabajar con colores naturales buscando un modo para alargar igual la vida de los materiales. Mi investigación comenzó tiñendo textiles naturales y poco a poco se fue extendiendo a otros materiales naturales en general: papel, fieltro, lana, algodón, madera, etc.

limulus_ELODIE_GOBIN_5

L: ¿De dónde provienen los tintes convencionales y comerciales?

EG: Las pinturas que recubren la materia de una película espesa y uniforme son polímeros acrílicos o vinílicos obtenidos de hidrocarburos provenientes del petróleo. Por otro lado, los tintes para madera, por ejemplo, pueden ser extraídos de materiales naturales pero que no ofrecen la posibilidad de obtener colores vivos.

L: ¿Qué problemas presenta ese tipo de preparación?

EG: Las preparaciones industriales de colores, para textiles en particular, contaminan enormemente el entorno de los países en donde se producen, afectando el paisaje y a los habitantes.

limulus_ELODIE_GOBIN_4

L: ¿En dónde encuentras la materia prima para elaborar los colores?

EG: Mi proyecto se inscribe en una investigación personal en la que busco ser una diseñadora consciente y con una ética profesional que propone circuitos de consumo moderados frente a los masivos predominantes en la actualidad. Estudié la posibilidad de producir color con una materia de base poco, o nada, contaminante para que tuvieran una segunda vida.

Era igualmente importante obtener productos locales, fabricados en la ciudad en un perímetro de 10 km, máximo. Los desechos de frutas y verduras fueron evidentes en mi vida cotidiana en París, donde el desperdicio alimentario es enorme. Los desechos que son recolectados directamente con los agricultores son los productos no calificados o maltratados; los que quedan después de un día de mercado, los que no se vendieron; en los supermercados que aplican normas muy estrictas sobre la calidad de los productos, la mercancía que no se vende es destruida. Evidentemente, la recolección del producto no vendido es posible después de que pasen las asociaciones para abarrotes solidarios y otros mercados paralelos.

Más tarde, en el proceso de aplicación de color en el objeto, busqué partir del mismo principio de recuperación de la materia y/o algún objeto. Para la serie de cubiertos de mesa, la madera proviene de árboles podados en la ciudad y el metal de una tienda de segunda mano.

La madera utilizada para la colección que presenté en México proviene de la tala de árboles y los tintes fueron sustraídos de desechos de frutas y verduras recogidos en la ciudad. De nuevo, se trata de objetos made in town, kilómetro 0.

limulus_ELODIE_GOBIN_12

L: ¿Cómo extraes color de los desechos?

EG: Cada desecho tiene su modo de extracción particular, cada desecho es un nuevo experimento.

L: ¿Cómo conservas los colores extraídos?

EG: En general, no conservo nada, elaboro la cantidad justa para una producción. Pensando en la posibilidad de una producción en serie, la conservación de los jugos extraídos podría llevarse a cabo en un refrigerador o una cámara fría, simplemente. Sin embargo, los colores no resisten todos de la misma manera a la conservación.

limulus_ELODIE_GOBIN_8

L: ¿Cuál ha sido la superficie más difícil de pintar con los colores botánicos?

EG: Quería trabajar con un tipo de papel nuevo, creado por una empresa de la ciudad Como, en Italia, que está hecha para no gastar más árboles para producir papel, con piedra y resina. La textura del papel era muy suave, impermeable e indestructible. Pero nunca pude teñirlo. En general, con este tipo de color no se pueden teñir materiales sintéticos.

limulus_ELODIE_GOBIN_2

L: ¿Cómo aplicas teoría del color o de las emociones en tus experimentos?

EG: De cierta manera podemos decir que sí, de alguna forma, aplico una parte de mis conocimientos sobre teoría del color en mi trabajo, ya que produzco las paletas de color a partir de la cultura local. Tal vez estos colores tienen un eco especial en la vida de los habitantes de una colonia en una ciudad. Mi trabajo surge de una sensibilidad y curiosidad hacia el entorno de cada proyecto, más que de teorías específicas.

En general, la teoría del color es una buena base para los proyectos de diseño de colores que hago. Pero la teoría de la psicología del color es algo en lo que no creo. Escribí mis memorias sobre ese tema al terminar mis estudios de diseño industrial. Fue entonces cuando me hice preguntas sobre las nociones de percepción del color y de los poderes que se le atribuyen a veces. La traducción de las ondas responsables de la visión de los colores entre el ojo y el cerebro es un fenómeno extremadamente complejo, así como la traducción que hace el cerebro de esto. Notamos también que la implantación de los conos responsables de la percepción de color en la retina es única en cada individuo y que, según los contextos de vida, cada uno adapta la visión de colores a su entorno.

Pienso entonces que la percepción de los colores y su psicología son, sin duda, invenciones de la mercadotecnia que intenta imponer a los seres humanos una actitud o una emoción que sentir frente a determinados impulsos. Personalmente, creo que cada uno de nosotros creamos nuestra sensibilidad a los colores según nuestro contexto de vida.

limulus_ELODIE_GOBIN_1

L: ¿Cuál es tu color favorito?

EG: El azul Klein.

L: ¿Cuáles son las ventajas de los colores botánicos sobre los colores sintéticos?

EG: Los colores botánicos no contaminan. La producción y aplicación utilizan solamante productos naturales y al momento del reciclaje no aparecen emanaciones nocivas. Entonces los colores botánicos tienen bajo impacto en el proceso de realización.

Los colores botánicos son locales y de temporada: dependen del momento del año en el que son generados y de la ciudad. De esta forma, reconectan a la gente con una producción más real y cercana. Además, son colores vivos y hacen perceptible el envejecimiento por la utilización del objeto, trasmiten un mensaje sobre el mundo actual de consumo.

Por último, mi proyecto, Botanic Color LAB, se traduce en una búsqueda interminable de recursos naturales que existen y podemos reutilizar.

limulus_ELODIE_GOBIN_11

 

 

*Botanic Color LAB se materializa en una exposición que tendrá lugar en la Ciudad de México del 12 al 17 de noviembre en el Café 123 en la calle Artículo 123, número 123, colonia Centro.

Artículos relacionados