menu close

Límulus

El gato de Astraján se casa con la CatrinaLA HISTORIA
DE LOS LUBOKS

Texto de Alejandro Barreto*

lubok_limulus_9

Un buen día de 2008, simplemente así, amanecí con la firme determinación de aprender el idioma ruso. ¿Por qué? Sencillamente me parecía necesario y debía empezar lo más pronto posible. Cabe señalar que, cuando comencé, me desanimé bastante ya que me parecía muy complicado, mucho más, que cuando escuchaba las canciones rusas con traducción simultánea de  las animaciones infantiles soviéticas de canal 11, en los ochenta. Todo me parecía “bonito y ruso” incluidos Bolek y Lolek (aunque fueran polacos).

Sin embargo, yo pensaba en la importancia de Rusia como un idioma. Se conoce a los rusos en el mundo por su alta capacidad educativa, su ingeniería, medicina y aeronáutica. Conocemos la historia de los antiguos zares, de la exunión soviética, del comunismo, del arte folclórico: seni y kamárinskaya; conocemos a las matryoshkas, balalaikas, Anastasia Romanova y Rasputín, Siberia y el archipiélago Gulag, el oso Misha, Dostoievski, Ana Karenina,  Aleksandr Pushkin, las cajas pintadas de palekh, los samovares, El maestro y Margarita, el borsch y  hemos bailado (quizá) el Kasachok. Pero, ante mi fascinación, entre toda esa masa brotante-cultural-rusa, que a cuentagotas descubría mientras me desvivía hace siete años tratando de comprender ese idioma tan exótico y diferente al español, siempre guardé un hueco especial en mi corazón para cuando descubriera aquello que haría mi conexión total con el país eslavo más grande del mundo. Yo, como un grabador, tenía que descubrir la gráfica rusa, como era, —no me importaba cuán folclórica fuera, ni qué tan poco popular le pareciera al mundo— sabía que cuando conociera esta manifestación, me enamoraría a como diera lugar. Un amor comprometido a ciegas.

lubok_limulus_4

Entre mis expectativas siempre se encontraba ver reflejada la cultura de varios amigos originarios de Rusia, en cualquier estilo de grabado. También  esperaba ver cómo se reflejaría el estilo tradicional de representación de la figura humana tan característica de sus iconos, ya que casi todas las ilustraciones rusas denotan vestigios del arte bizantino. Los artistas rusos guardan en sus genes la belleza de la representación bizantina, por ejemplo, los libros de cuentos infantiles tienen imágenes encantadoramente rudas: lobos, zorras y osos con feroces fauces, pero con caras de ensueño, así como algunos personajes de miradas perdidas que, por lo general, se representan de perfil, representaciones hieráticas, etc. Los relatos rusos tienden a volverse mágicos de un momento a otro, son impredecibles, justamente, como la llegada de lo que yo tanto esperaba.

Cuando por fin encontré la real gráfica rusa, fue como la epifanía de Rus: la revelación del mundo eslavo antiguo. Las imágenes eran rudas, nada pretenciosas, sobrias, burlonas y tenía el nombre más musical que había leído en cirílico,  se llamaba LUBOK.

lubok_limulus_1

Los luboks fueron algo que de repente apareció en mi vida, así, como si nada, de manera mágica, como en los cuentos. Hicimos tal conexión, que fue como una manifestación que hubiera estado presente siempre, pero que un día olvidé, y al otro apareció como si nada, como si lo hubiera perdido por un tiempo y después recuperado. Fue entonces, que al estudiarlo, simplemente despertó en mí una fascinación por su observación, sus historias, y adicionalmente, por mi propia sociedad, la mexicana.

El lubok es un estilo de grabado popular, hecho con placas de madera de abedul a manera de las actuales xilografías, ampliamente propagado en Rusia. Este antiguo género de arte figurativo de tipo tradicional se constituye por imágenes de diversa índole temática, creadas por la gente común  de los poblados. Fueron concebidos originalmente como dibujos y posteriormente como grabados de bajo costo, accesibles a personas de cualquier sector social. Contaban con subtítulos en las lenguas de uso común como “staroslavyanskiy” (antigua lengua eclesiástica) o  “drevneruskiy” (ruso popular antiguo) y estaban diseñados para su distribución masiva.

lubok_limulus_3

No obstante, gracias a su estilo rústico, el lubok obtuvo gran popularidad en Rusia, a causa, por un lado, de la gran extensión del territorio eslavo y, por otro, a la herencia religiosa que extendía las imágenes religiosas en él. El estilo popular de dibujo lubok deformó elementos ornamentales del arte bizantino para volverlo popular y profano. Los luboks funcionaban bajo el principio básico de la gráfica: se estampaban imágenes de manera serial, como en las imprentas del siglo xvii. Por eso, la palabra lubok, en ruso, además de designar el estilo de manifestación artística, también designa a la placa o matriz hecha de madera con la que se reproducían. Este tipo de obras gozaban de gran consumo y fueron  muy difundidas en Rusia en el siglo xvii, hasta principios del xx, e incluso dio lugar a un estilo de literatura libre para las masas que cumplió su función social como una aproximación de la lectura a los segmentos más pobres y menos educados de la población. Aunque al principio comenzaron como dibujos simples en hojas sueltas, con el tiempo fueron implementándose nuevas técnicas de grabado provenientes de Francia, lo cual benefició la manufactura y los hizo cada vez más complejos y con mejor nivel artístico.

lubok_limulus_2

Antes de que aparecieran las primeras prensas, la manufactura era de un alto grado de elaboración, ya que después de la impresión en papel, la imagen se coloreaba a mano con pinturas al temple diluido, al más puro estilo de los manuscritos iluminados. Podía tener desde estampados muy simples y sin adornos, hasta trabajos de un alto grado de complejidad. La imagen del lubok va acompañada de un cuento o una leyenda que, a modo de moraleja, se relaciona con la imagen que representa.

En cierta medida, lo que me fascinaba y emocionaba de los  luboks  era que, en su tiempo y  espacio, fueron los precursores de las expresiones gráficas de divertimento para los ciudadanos comunes y el público general. Una comparación pertinente sería que, desde el siglo xvii hasta principios del xx, el lubok fue equiparable —en su función de entretenimiento— a un periódico o la televisión actual. Inicialmente, el principal tema era la religión, escenas de la vida de los santos y los evangelios. Poco a poco se añadieron otros: ilustraciones de cuentos de hadas rusos, epopeyas, cuentos históricos de caballería, escenas del arado, cosecha, la vida de las mujeres en la cocina, rituales, ciclos familiares, además de las tradiciones para celebrar cumpleaños, el chisme de barrio, el comportamiento vulgar de algunas mujeres, crítica social y política, ridiculización de gobernantes y, cerca del silgo XX, se convirtieron primordialmente en voceros de guerra, como sucedió con la batalla ruso-japonesa (1904-1905), lo que provocó su prohibición por el imperio, ya que revelaban en sus sátiras las tácticas militares, tanto, que algunos algunos historiadores culpan a los luboks de la derrota rusa en este periodo histórico. También la iglesia ortodoxa rusa en el siglo XVIII los censuró por considerarlos vulgares pero, simultáneamente, mandaba elaborar reproducciones de aquellos que hablaban de los evangelios por considerarlos populares y de fácil acceso entre la gente de los poblados.

lubok_limulus_12

Cuanto más leía lo poco que encontraba sobre los luboks, más me emocionaba el hecho de poder conocerlos, de ver alguno en vivo alguna vez, e incluso de dominar el tema, ya que descubrí que  era casi desconocido, incluso para los mismos rusos. Fue entonces cuando emprendí un gran paso al diseñar este proyecto que, bajo la tutela del Doctorado en Artes y Diseño de la UNAM, se ha convertido en un estilo de vida para mí:

El proyecto de investigación, gráfico y documental LUBOKUS.RU.MX aborda un estudio formal y comparativo entre dos manifestaciones gráficas de crítica y narrativa, en dos diferentes lugares: la estampa popular rusa Lubok del siglo XVIII en el territorio eslavo de la actual Rusia, y las estampas de José Guadalupe Posada de principios de siglo XX en la ciudad de México. En LUBOKUS.RU.MX se analizan los conceptos de cultura popular, identidad y la crítica ilustrada como manifestación artística-.

lubok_limulus_8 lubok_limulus_11

El resultado de la investigación es, fundamentalmente, una serie de grabados que presentan una disposición narrativa gráfica con la relación original de lubok (imagen-texto) que hibridan el estilo del grabado ruso y el mexicano, narrando cronológicamente el desarrollo de la cultura popular, relatos y personajes emblemáticos e históricos en la vida populachera de ciudad de México durante el siglo XX.

lubok_limulus_5

Porfirio Díaz, Cantinflas, Emiliano Zapata, El Santo, Tin Tán, Kalimán, Towi, Enrique Peña Nieto, el mambo,  las rumberas, los niños de la calle, los hipsters, los narcos, la matanza del 68, el terremoto del 85, los pitufos asesinos de los ochenta, el Show Bizz Pizza de Copilco, entre muchos más, conforman la historia de LUBOKUS.RU.MX, que pretende únicamente hacer un relato crítico de la cultura chilanga, con el humor ruso del siglo XVIII. Estos grabados (al igual que los originales), están escritos en ruso antiguo, ruso eclesiástico y ruso moderno, retomando algunas ornamentaciones y grecas con motivos florales de la misma interpretación de los luboks modernos del ilustrador Andrey Kuznetsov.

lubok_limulus_6

Este proyecto pretende dejar como legado una serie de obras contempladas para ser expuestas en el museo de grabado tradicional Lubok en Moscú. Una investigación en español sobre luboks rusos en comparación con una manifestación de grabados populares mexicanos similares, como la obra de José Guadalupe Posada, acervo artístico de hermandad entre ambos países y un legado para que el pueblo ruso conozca la historia humorística del Distrito Federal en términos culturalmente familiares. Y, por último,  un documental que acompañe la exposición, con apoyo de la UNAM y de la iniciativa privada, la documentación sobre la realización de este proyecto, apoyado por la opinión de especialistas en cultura, cine y televisión mexicana, historia, arte y memorabilia del pueblo mexicano.

lubok_limulus_7

*Maestro en Artes Visuales

Artículos relacionados