menu close

Límulus

Memorias de ruta Antonio Gallardo

Texto y fotografías de Antonio Gallardo

Hace tres años me obsesioné con la idea de tener una bicicleta inglesa de los años setenta. Desesperado y sin muchas opciones, le compré a un cocinero que vendía bicis viejas un cuadro del 84 que resultó ser enorme para mí. La informalidad de aquel negocio callejero hizo imposible recuperar la inversión y guardé el cuadro sin imaginar lo mucho que esa transacción cambiaría mi vida.

Meses después terminé comprando un cuadro Raleigh 74, esta vez de mi tamaño. El otro quedó en el abandono hasta que apareció en la Ciudad de México un viajero italiano: Andrea Maccarone, quien había llegado para construir una bicicleta hecha con dos bicis, una arriba de otra (tall-bike). Con ella pedalearía desde la Ciudad de México hasta San Francisco, California.

Con el pretexto de darle un uso a mi viejo cuadro contacté a Andrea, que impartiría un taller de ensamblado de tall-bikes. El taller nunca se hizo propiamente, pero después de establecer contacto, el viajero italiano me invitó a unirme a su travesía.

Limulus_memorias_Quetaladro_13

Mi condición de estudiante me impedía salir a la par que él, pero prometí alcanzarlo dos meses después en Tijuana. Supongo que no me creyó, pero tal como dije, una vez que acabé mis estudios, tomé un avión para pegarme a la aventura.

Limulus_memorias_Quetaladro_15

Mi ruta empezó unos kilómetros al sur de Ensenada y tres meses después, junto a otros cuatro personajes, llegué a San Francisco. El viaje llegó a su fin y volví a México sólo con la experiencia, pues el último día del viaje descubrí que el disco duro en el que había almacenando todas las fotografías de la travesía había dejado de funcionar. Tantos encuadres, tantos momentos, permanecen guardados en un objeto que jamás los revelará.

memoria_01

Ya en México, me tomó más de dos años finalizar el proyecto de la tall-bike, por el cual había comenzado todo. Y así, de aquel viaje, además de las experiencias, los recuerdos atrapados en un disco duro averiado y la tardía rehabilitación del cuadro del 84, me quedó la pasión por el biciviaje, una suerte de enfermedad de la que no he podido recuperarme. Esa travesía fue el parteaguas de muchos otros viajes, algunos de ellos aún por realizar.

Limulus_tallbike_quetaladro

Esta tall-bike, la armé con Fernando Espinosa, él puso la bici roja e hicimos varios viajes juntos.

Pedalear se convirtió para mí en un estilo de vida. Cambió mi rutina y la manera de transportarme. Realicé algunos viajes cortos, otros largos, y en el trayecto, al adentrarme en diversos pueblos y culturas, retomé la fotografía como bitácora visual de mi travesía. La bicicleta se volvió un eje importante de mi temática, incluso en viajes donde no voy en dos ruedas.

Limulus_memorias_Quetaladro_12

Mi colección fotográfica crece notablemente cada vez que piso un nuevo país. En ella, intento explorar la conexión y similitudes de una cultura con otra tomando como punto de partida la bicicleta.

Limulus_memorias_Quetaladro_07 copy Limulus_memorias_Quetaladro_06 Limulus_memorias_Quetaladro_05 Limulus_memorias_Quetaladro_03 Limulus_memorias_Quetaladro_08 Limulus_memorias_Quetaladro_09 Limulus_memorias_Quetaladro_10

Éstas son algunas de mis memorias de ruta, otras tantas permanecen en mí, en ti, en un disco duro, en la bicicleta, en el viaje.

Limulus_memorias_Quetaladro_14

www.antoniogallardo.info
@quetaladro

Artículos relacionados