menu close

Límulus

Miguel Alcubierre y la ciencia ficción

Miguel Alcubierre Moya*, físico mexicano y actual director del Instituto de Ciencias Nucleares de la UNAM, ha convivido a lo largo de su vida con abstracciones científicas, por supuesto, pero también literarias. Sabemos por su voz que desde pequeño quedó atrapado por las elucubraciones de los escritores de ciencia ficción. No sabemos, pues no se ha encontrado la manera de medir esto, en qué grado esas lecturas incidieron en él para que postulara un modelo de geometría del espacio que, sin caer en contradicciones con las teorías de Albert Einstein, permitiría viajar más rápido que la velocidad de la luz.

Entonces decidimos entrevistarlo y he aquí lo que contestó:

PIA17951_anaglyph-ncam_Sol-539_CYP-full

Todas las imágenes que aparecen en este artículo son imágenes de Marte en 3D tomadas por el Curiosity Mars Rover de la NASA (http://mars.nasa.gov/mars3d/)

Límulus [L]: ¿Cómo llegaste a los libros de ciencia ficción?

Miguel Alcubierre [MA]: Desde niño me gustaban las series de ciencia ficción en la televisión.  Esto naturalmente me llevó a los libros de ciencia ficción en la secundaria. Las maestras en las clases de inglés nos dejaban hacer reportes de libros que podíamos elegir libremente, y yo en general elegía libros de ciencia ficción. No era fácil encontrarlos, iba a buscarlos a las librerías Británica y Americana.

L: ¿Cuál fue el primero que leíste y te gustó?

MA: Lo primero que leí fue a Julio Verne, en particular La vuelta al mundo en 80 días. Luego pasé a Isaac Asimov, con la Trilogía de la Fundación que me encantó. Me seguí con muchos libros de Asimov. Luego descubrí a Ray Bradbury con las Crónicas marcianas. Más tarde leí toda la serie Dunas de Frank Herbert.

PIA16847_anaglyph-full

NASA/JPL-Caltech, Vista de Marte de ‘John Klein’ hacia el monte Sharp

L: ¿Cuál es tu autor favorito de ciencia ficción?

MA: Tengo muchos, entre ellos Asimov, Frank Herbert, Dan Simmons, Alistair Reynolds. Pero recientemente mi autor favorito ha sido Iain Banks con su serie libros sobre la llamada “Cultura”, y Peter Hamilton con sus libros sobre “la Confederación”.

L: Desde que empezaste a estudiar Física, hasta la fecha, ¿ha habido algún sueño de ciencia ficción que hayas visto realizarse?

MA: No directamente. Los viajes en el tiempo y en el espacio (por lo menos lejos) siguen siendo ciencia ficción.  Yo hubiera esperado que al menos ya estuviéramos en Marte, y tuviéramos una presencia permanente en la Luna, pero esto no ha ocurrido. Quizá lo más cercano ha sido Internet, con la capacidad de tener toda la información de la humanidad literalmente en la mano, con los celulares. Aunque Internet como lo conocemos no fue predicho exactamente en la ciencia ficción, sí hubo algunos acercamientos, como en las novelas de William Gibson.

ESP_025450_1595

NASA/JPL/University of Arizona, Cráter de impacto bien preservado

L: En tu experiencia como lector y científico, ¿cómo describirías la relación que se establece entre la ciencia ficción y los avances científicos?

MA: Es ambigua. Hay científicos que aman la ciencia ficción y otros que no la soportan. La ciencia ficción puede servir para dar inspiración a científicos e inventores, pero muchas veces es demasiado especulativa y no está basada en ciencia real. La ciencia real es mucho más compleja, y no corresponde al mundo que quisiéramos que existiera en la fantasía, sino al universo como es en realidad.

PIA15879-br

NASA/JPL-Caltech/Malin Space Science Systems, Vista en 3D del calibrador MAHLI

L: Y como maestro, lector y científico, ¿consideras que la ciencia ficción participa en la educación científica? Si sí, ¿cómo lo hace?

MA: Hasta cierto punto. La llamada “ciencia ficción dura”, que busca no alejarse demasiado de la ciencia establecida, sí ayuda a divulgar la ciencia.  Pero la ciencia ficción más especulativa tiende a dar una idea equivocada y expectativas falsas. No por eso deja de ser entretenida, pero hay que saber hasta dónde las ideas que presenta son factibles o no. Muchas veces la gente pregunta cosas como “¿cuándo tendremos máquinas del tiempo?”, o “¿cuándo viajaremos más rápido que la luz?”, sin entender que en la realidad ambas cosas son probablemente imposibles. No es un asunto tecnológico, sino un asunto de las leyes fundamentales de la naturaleza. Pero la ciencia ficción juega otro papel. Al pensar en el futuro, piensa no sólo en tecnología avanzada, sino en la reacción de la sociedad. Tiene entonces un interés de analizar futuros posibles y ver cómo puede adaptarse a ellos la humanidad.

PIA18415_Pcam-Sol3644B_L6R1ana-full

NASA/JPL-Caltech/Cornell/Arizona State Univ, Cráter ‘Lunokhod 2′ en Marte

L: ¿Alguna vez has sentido ganas de escribir un cuento de ciencia ficción?

MA: Sí, alguna vez escribí cuentos de ciencia ficción en la preparatoria, pero no eran la gran maravilla. Incluso participé en concursos, y alguna vez gané una mención honorífica con un cuento que se llamó “Evolución paralela”, que se publicó en el #2 de la la revista Umbrales, en 1993.

PIA17951_anaglyph-ncam_Sol-539_CYP-full

*Tiene una Licenciatura en Física, en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), misma que cursó entre los años de 1983-1988, donde se tituló y fue aprobado con mención honorífica. A continuación obtuvo igualmente en la UNAM una maestría en Ciencias entre los años de 1988 a 1990. Ya en el extranjero consiguió un Doctorado en Física (Ph.D.) por la University of Wales College of Cardiff, Cardiff, país de Gales en el Reino Unido entre 1990-1994 así como una Beca de posdoctorado de octubre de 1993 a septiembre de 1996 en el Departamento de Física y Astronomía, University of Wales College of Cardiff, Cardiff, Reino Unido.Al dejar Gales en 1996, trabajó durante un tiempo en el Max Planck Institute for Gravitational Physics en Potsdam, Alemania, donde desarrolló nuevas técnicas matemáticas para describir la física de los agujeros negros. Desde 2002, ha trabajado en el Instituto de Ciencias Nucleares de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) donde coordina una investigación sobre relatividad numérica, un esfuerzo para emplear ordenadores para formular y solucionar unas ecuaciones físicas formuladas por Albert Einstein.

Información obtenida de la página del Instituto de Ciencias Nucleares de la UNAM: http://icn.d-webstudio.net/investigadores/miguel-alcubierre-moya.html

 

Artículos relacionados